¿Garantiza nuestro sistema sanitario público la REHABILITACIÓN LOGOPÉDICA NECESARIA de los pacientes con patología deglutoria?

Logopeda en Barcelona

Un síntoma tan letal y prevalente como es la disfagia no puede seguir pasando desapercibido. Son múltiples sus causas (ictus, demencia y enfermedad degenerativa, envejecimiento típico, cáncer, cirugía, efectos de la radioterapia, largas exposiciones a oxígeno, traqueotomía, intubación orotraqueal... y podría seguir) pero no he venido a impartir una masterclass que cualquier otro profesional de la salud podría hacer mejor que yo. Me centraré en hacer una reivindicación, una muy breve especie de

''Oda a la importancia de la presencia en UCI y planta del Logopeda en el Sistema Sanitario Público Español''

Ojo, estoy hablando de garantizar una rehabilitación integral y ya de paso, de aportar calidad de vida al ciudadano que sufre un stroke en su vida, no de criticar a nuestro gran sistema sanitario, donde también caben sugerencias de mejora.

No sólo hablo de reivindicar una profesión, hablo de poner de manifiesto que muchas de las complicaciones relacionadas con la eficacia o seguridad deglutoria de los pacientes que salen de la planta o UCI de casi cualquier hospital, se ven producidas por la falta de logopedas en plantilla, por la consecuente falta de atención a la disfagia, por una excesiva demora de tratamientos, o directamente por la incapacidad de acceso por parte de muchas familias a la sanidad privada, donde ABUNDAMOS los logopedas.

He de decir que he llegado a recibir informes médicos de una línea:

'' Paciente con disfagia orofaríngea, se recomienda ingesta oral de líquido con espesante y rehabilitación logopédica ''

En numerosas ocasiones, los logopedas tenemos que adivinar dónde se sitúa el problema. Si ''sólo'' tenemos una lengua hipotónica, una incompetencia velar, o una incompetencia oral anterior, pues todo controlado, porque estamos viendo el problema y sabemos cómo solucionarlo. Pero ¿y si necesitamos pruebas diagnósticas como una videofluoroscopia que nos revele de manera objetiva lo que no podemos ver en nuestra consulta? ¿y si no tenemos fácil acceso a esas pruebas diagnósticas? 

¿Hay un retraso o ausencia del reflejo deglutorio? ¿Se ve enlentecido o ausente el ascenso laríngeo? ¿Cómo se produce el cierre de las cuerdas vocales para proteger la tráquea? ¿Y la peristalsis faríngea? 

No estoy calificando de deficitario el trabajo de nadie, ¡todo lo contrario! Lo que hace falta es que todos los profesionales sanitarios naveguemos en el mismo barco, estoy reivindicando la figura del logopeda como NECESARIA, IMPRESCINDIBLE e INSUSTITUIBLE en nuestros hospitales públicos. 

Pues bien, a partir de aquí los logopedas tenemos que establecer unos objetivos terapéuticos bien definidos para que el paciente no se asfixie cuando coma durante las sesiones o en su casa, y unas sesiones por las que el paciente paga (y no poco). 

Un trabajo de estimulación sensitivo y muscular tempranos, y una correcta adaptación de la dieta podrían ser salvavidas literales de estos pacientes. Otro día ya hablaremos de calidad de vida.

Espero que quede claro que la logopedia, no sólo debe estar presente en el ámbito ambulatorio y privado. No se nos debe catalogar de personal prescindible y de difícil acceso.

La planta y la UCI son escenarios necesarios donde debemos estar presentes, de cara a abaratar costes a las familias y garantizar una intervención temprana en pro de la supervivencia y la calidad de vida de pacientes que salen de la UCI sin saborear sus platos favoritos, sin la suficiente fuerza para tragar un yogurt, o sin la garantía de poder beber líquido de manera segura.

icone-linkedin-ronde-originale.png